Retención de semen

En los últimos meses y entre los cabecillas del desarrollo personal, he escuchado debates sobre la retención de semen y sus beneficios.

 

Así que me he puesto a leer y extraer información de vivencias y opiniones para traerlo hoy por aquí.

¿Eso qué es?

 

La retención de semen consiste en evitar la eyaculación.

 

Se puede conseguir absteniéndose completamente de la actividad sexual o aprendiendo a llegar al orgasmo sin eyacular.

 

Y aunque pueda parecer una nueva moda, es una práctica mucho más antigua de lo que se entiende.

 

La peña tiene distintas razones para intentarlo, desde las emocionales, física, religiosas, morales o espirituales, en base a diversos motivos, incluyendo la creencia de que la eyaculación debilita.

 

Pero es cierto que se entiende que la retención mejora la fertilidad, el placer sexual y la salud física.

 

Y muchos  – esto se escucha bastante, reportan que ayuda a redirigir la energía sexual a otras áreas de la vida, como el trabajo, el gimnasio, la persecución de objetivos, o el propósito existencial.

 

Señalan beneficios como una mayor confianza y autocontrol, menos ansiedad y depresión, más memoria y concentración, o mejor función cognitiva en general.

 

Físicamente se habla de una mayor vitalidad y energía, y un mayor crecimiento muscular – esto puede ser cierto por el incremento de testosterona, al igual que la voz más grave y una mejora de la calidad del esperma (esto sí está demostrado).

 

Emocionalmente se percibe un mayor control, menos reactividad y, espiritualmente, por supuesto, se habla de conexiones más profundas y una mayor claridad y presencia.

 

Pero, ¿existe alguna investigación que apoye esto?

 

La respuesta es casi nada.

 

Eso sí, que la investigación sea escasa no quiere decir que las afirmaciones sean falsas.

 

Simplemente se necesitan más estudios – y a largo plazo, para llegar a conclusiones firmes sobre afirmaciones concretas.

 

Algunos estudios:

 

Según un estudio realizado en 2007, los investigadores descubrieron que los receptores de andrógenos en el cerebro, que ayudan al cuerpo a hacer uso de la testosterona, eran más bajos con la masturbación frecuente (1).

 

En uno del 2003, los investigadores documentaron una relación entre la eyaculación y los cambios en los niveles de testosterona en suero. Entre los 28 voluntarios, los niveles de testosterona alcanzaron un máximo en el séptimo día de abstinencia(2).

 

En un estudio realizado en el año 2000 sobre atletas masculinos, los investigadores descubrieron que la actividad sexual no tenía un efecto perjudicial sobre el rendimiento deportivo, pero que mantener relaciones sexuales dos horas antes de una competición sí podía hacerlo(3).

 

¿Hay riesgos?

 

No parece haber pruebas de que la retención de semen sea un riesgo para la salud física o mental.

 

¿Se trata de una práctica a corto o largo plazo?

 

Es una cuestión muy personal. Considera tus razones para practicar la retención de semen.

 

Si te funciona, no parece que haya nada malo en continuar. Si no es así, puedes dejarlo en cualquier momento.

 

Pero por supuesto, siempre es interesante ver otras vivencias y opiniones.

 

Puedes encontrar en internet una purriada, sobre todo en las experiencias del nofap.

 

Por lo pronto, hoy he querido traerte esta práctica por si quieres comprobarlo tú mismo.

 

Y quizás te lleves una sorpresa.

 

Nos leemos

: – )