La dislexia como ventaja evolutiva

La dislexia se entiende como un trastorno neurobiológico que supone problemas a la hora de decodificar las palabras.

Y, aunque parezca que no, puede generar problemas de autoestima severos.

Sin embargo, nuevos estudios apuntan a que se trata de una ventaja que ha permitido a la especie desarrollarse debido a la capacidad cognitiva exploratoria de estas personas.

Ya que, parece ser, que lo que se ha considerado como déficits son compensaciones, y estas se equilibran con la especialización de las capacidades en áreas complementarias.

En este mismo año, se propuso que el éxito de la adaptación de la especie surge de la colaboración entre individuos especializados en estrategias de búsqueda neurocognitivas diferentes pero complementarias.

Y es ahí donde entra en juego la ventaja de la dislexia.

Últimas cuatro décadas de estudio

Lo que cantan diversos estudios es que estas personas tienen una mayor capacidad de razonar en múltiples dimensiones.

Poseyendo más visión de conjunto y una gran habilidad para ver conexiones entre diferentes perspectivas y campos de conocimientos.

Además, parecen tener una mayor capacidad para simular y hacer predicciones sobre el futuro o sobre el pasado no presenciado, aka, intuición.

Y varios estudios han informado de la evidencia de una creatividad superior, desde el dibujo de forma libre a la creatividad literaria.

 Este tipo de investigaciones, también muestran pruebas de una gran capacidad para conectar y llevar a cabo combinaciones inusuales de ideas, así como una mayor performance en tareas que requieren novedad en comparación a gente no disléxica.

¿Por qué?: Neuroanatomía del espectro

Las minicolumnas son una unidad elemental en el neocórtex (parte más externa del cerebro).

Son esenciales en el procesamiento de la información, y las diferencias en su conectividad se relacionan con las diferencias en la forma de
procesar la información y pensar.

Se encontró que el circuito de minicolumnas de los individuos con dislexia, tenía una conectividad global más fuerte que la conectividad local (en el eje de la columna), en relación con personas sin esta condición y personas autistas.

 En concreto, una mayor anchura y espaciado en el interior de las minicolumnas permite un mayor número de fibras externas que aumentan los tractos hacia el cuerpo calloso – la parte que une los dos hemisferios.

Así, la disminución de la conectividad en el interior de cada minicolumna beneficia a la conectividad de largo alcance (más conexión entre áreas).

Curiosamente se descubrió lo contrario en los individuos del espectro autista, que presentaban una hiperconectividad local (ejes más petados de conexiones).

En base a esto se propuso que estas diferencias dan lugar a un espectro de estilos cognitivos que van desde los que tienen una orientación holística, un sesgo de procesamiento gestáltico (dislexia) hasta los que tienen un sesgo de procesamiento local u orientado al detalle (autismo).

Por lo que nuevamente, la neurodivergencia vuelve a mostrar que todo siempre tiene otra cara.

Para bien y para mal.

Nos leemos

Gara


Taylor, H. (2022). Developmental Dyslexia: Disorder or Specialization in  Exploration? Frontiers.

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/ psyg.2022.889245/full


PD.: La propia publicación es un review de todo lo que sabía con anterioridad, recomendadísimo.